Bolivar 578/80 C1066AAL CABA, Argentina
Tel: (5411) 5278-6100 / osalara@aleara.com.ar
RNOS 0-0060-4

Plan Materno Infantil.

Realizá una visita al médico ante la primera sospecha de embarazo.

¿Qué es el Plan Materno Infantil?

Comprende un ítem dentro del plan médico obligatorio donde se garantiza la cobertura durante el embarazo, el parto y hasta el año de vida del bebé.

Cubre durante el embarazo, las consultas y estudios de diagnósticos específicamente vinculados con el embarazo, el parto y el puerperio. Además psicoprofilaxis obstétrica, medicamentos exclusivamente asociados con el embarazo y parto con cobertura del 100%.

En el recién nacido prevé la realización obligatoria de estudios para la detección de la fenilcetonuria, hipotiroidismo congénito y enfermedad fibroquistica del recién nacido. Además ofrece cobertura de consultas, seguimiento y control, inmunización y medicación requerida para los primeros 12 meses de vida, según el listado de medicamentos esenciales.

Con el objetivo de impulsar la lactancia materna no se brindara cobertura para la adquisición de leches maternizadas o de otro tipo, con excepción de casos en los que el medico lo indique, sujeto a la evaluación de la auditoria médica.

Controles en el embarazo.

La primera visita debe realizarse ante la primera sospecha de embarazo de manera de comenzar cuanto antes con los cuidados y controles.

En un embarazo normal es fundamental que se realicen 5 controles antes del parto. Se recomienda que la embarazada y su pareja asista al control una vez al mes hasta el 7° mes, luego cada 15 días entre el 7° y 8° mes y finalmente cada semana entre el 8° y 9° mes. El medico puede indicar más visitas si es necesario.

Los controles son fundamentales para el monitoreo, el normal desarrollo del embarazo y prevenir y superar eventuales complicaciones, y acompañar a la futura mama adecuadamente en su preparación para el parto y la lactancia materna.

¿Cómo se hacen los controles?

Se confirma el embarazo, se calcula la fecha probable de parto y las semanas del embarazo al momento de la consulta. Esto es importante para poder verificar, en los siguientes controles, si el crecimiento del bebe está de acuerdo con el tiempo de embarazo.

Se registra el aumento de peso y se mide la altura. Este dato permitirá saber, en futuros controles, si el aumento de peso de la madre es adecuado.

Se solicita análisis de sangre y orina. Esto permite prevenir o detectar si hay anemia (una disminución de glóbulos rojos en la sangre) o infección urinaria.

Se indica un examen de la dentadura. En los primeros meses del embarazo es imprescindible una visita al dentista para cuidar que los dientes estén en buenas condiciones. De esta manera se pueden evitar posibles infecciones. Por otra parte, la demanda de calcio que implica la gestación hace que la dentadura sea muy vulnerable a las caries. Se recomienda que la embarazada se cepille los dientes dos veces x día como mínimo.

Se controla la presión arterial y el pulso. Los signos vitales maternos dan cuenta al profesional de como el organismo materno se ha adaptado al nuevo estado.

Se aconseja sobre la toma de hierro, ácido fólico y vitaminas. La dieta habitual de la embarazada, aun en los mejores casos, es incapaz de proveer una cantidad de hierro elevada como la requerida en el segundo y tercer trimestre del embarazo.

Se le administra a la madre ácido fólico para favorecer el desarrollo normal del bebé. Lo ideal es que se comience a tomar desde antes de quedar embarazada. De allí la importancia de la consulta preconcepcional.

Se aconseja sobre una buena alimentación. Una alimentación completa y variada resulta fundamental para la salud de la madre y el crecimiento del niño.

Se mide la panza para saber cómo crece el bebé. Una buena alimentación de la mujer embarazada favorece un normal crecimiento del bebé. Mes a mes el profesional, con una cinta métrica llamada “cinta obstétrica”, controla el crecimiento por encima de la panza.

Se solicita una ecografía. Una primera ecografía permite confirmar la edad gestacional. Luego se solicita otra ecografía, en la segunda mitad del embarazo para controlar el crecimiento del bebé.

Se previenen posibles enfermedades. El control es un espacio que le permite a la embarazada y a su pareja informar al profesional sobre cualquier síntoma que reconozca como distinto a lo habitual. De esta forma podrá quitarse las dudas y colaborar en la detección de enfermedades.

Se brinda información sobre el parto. El control del embarazo es el momento ideal para informarse sobre todo lo que puede ocurrir en el momento del parto. Para ello, en muchos Centros Asistenciales, se le solicita a las embarazadas y sus parejas que asistan a charlas informativas. Allí se aclaran temas como el inicio del trabajo de parto, cuándo internarse, cuáles son los signos de alarma, cuándo hacer una consulta, etc.

Se prepara a la futura mamá para una lactancia exitosa. La información sobre como amamantar y cuál es la mejor preparación para una lactancia exitosa, también deben ser impartidos por el profesional que controla el embarazo. El cuidado de las mamas y el conocer el modo correcto de amamantar, son condiciones que favorecen el éxito, y por lo tanto, un bebé bien nutrido.

Se indican las vacunas necesarias. La dosis anual de la vacuna de la gripe y una dosis de la triple acelular luego de las 20 semanas de gestación. Si la embarazada no tenía ninguna dosis de la vacuna antitetánica además recibirá un refuerzo de la doble bacteriana.